Página de estudios y debate sobre geografía, historia, sociedad, economía, política..

SeleccionesMis eBook    Noticias online   -    Crítica política

Página principal

Javier Colomo Ugarte

Noviembre 2009

Relaciones de producción, desarrollo de las fuerzas productivas y pensamiento político

 

Extracto

 

Las Fuerzas Productivas, son los instrumentos de producción y el objeto sobre el cual se trabaja. Las Relaciones de Producción son las que se establecen entre los seres humanos en el terreno de la producción o trabajo. El desarrollo de las fuerzas productivas es relativo a las distintas épocas históricas en la formación de la economía mundo dependiendo del paradigma tecnológico y energético, así como del modelo de relaciones de producción.

 

La historia de la formación de la “Economía Mundo”[1];  se ha basado en un cambio de las relaciones de producción tanto entre las clases sociales como entre países, que propició el surgimiento del “Capitalismo” y se desarrolló a través de diferentes fases económicas en estadios progresivos de acumulación de capital en un ciclo de: inversión–beneficio –inversión; que se repite permanentemente, a pesar de las crisis cíclicas[2].

Una visión aproximada de la gran transformación del mundo contemporáneo de los últimos 500 años, la podemos obtener, si comparamos social, económica y políticamente, el mundo existente en la mitad del segundo milenio de nuestra era y el mundo del siglo XXI.

En el siglo XV, la sociedad era básicamente rural, con la mayoría de la población activa empleada en el sector agrícola, con un crecimiento demográfico mínimo equilibrado entre la mortalidad y la natalidad, con economías basadas, salvo excepciones, en el valor de uso con pequeños intercambios comerciales en el ámbito local, con escasas innovaciones técnicas adaptadas a un uso primario de las fuentes de energía,  y con regímenes políticos despóticos sin ninguna articulación mundial.

A diferencia, en los últimos 200 años, se iniciará una profunda transformación de la sociedad rural a la urbana, un crecimiento demográfico sin precedentes, con una economía basada en el valor de cambio e intercambios comerciales de larga distancia en el ámbito mundial, con importantes avances técnicos que han permitido un alta transformación de diferentes fuentes energéticas en trabajo, y con una parte importante de la población bajo sistemas democráticos.

La transformación se produjo principalmente por la dinámica económica que se impuso desde los Centros originarios del capitalismo[3]. Marx en el capítulo XXIV de su obra <<El Capital>>, describe con crudeza la acumulación originaria de capital de los países de capitalismo emergente a expensas de la explotación de regiones del mundo que por su función subordinada en las relaciones económicas, por el dominio político y militar de las metrópolis, constituirían la Periferia del Sistema Económico Mundial[4], hasta su progresiva emancipación política durante los siglos XVIII,  XIX y XX.

La formación de capital que dio lugar al funcionamiento capitalista industrial a gran escala precisó de una primera acumulación originaria, que no se produjo en el taller del artesano sino en la explotación de las colonias, principalmente a través de las sociedades mercantiles de los siglos XVI, XVII y XVIII. No obstante, se puede considerar, que el volumen o masa crítica de desarrollo del capitalismo para dar el salto cualitativo que le permitió regir indiscutiblemente los destinos económicos del mundo no se daría hasta la revolución industrial y las revoluciones liberales en el siglo XIX, afirmándose definitivamente el funcionamiento capitalista de las diferentes metrópolis que dominaban en régimen colonial amplias regiones del planeta[5].

El desarrollo histórico de la economía mundo desde sus orígenes capitalistas hasta el siglo XXI en cinco estadios, que responden a cinco concepciones de organización del espacio económico mundo.

El primer estadio, se corresponde con la gestación del sistema capitalista, y se inicia a finales del medievo de forma marginal en las ciudades europeas, y posteriormente desde el siglo XVI al XVIII, en el ámbito de los Estados absolutistas europeos, basado en el sistema denominado “Mercantilismo”, en el que los territorios de ultramar, distribuidos según áreas de influencia exclusivas de las diferentes metrópolis, contribuían al desarrollo económico de éstas.

El segundo, comprende el periodo 1815-1873 y corresponde a la formación de las naciones modernas y al desarrollo de las economías nacionales de los países que se incorporaban al desarrollo industrial, basado en el “Liberalismo Económico”, en el que perdió vigencia el sistema de protección comercial entre las metrópolis y sus áreas geopolíticas de influencia, y se impuso el desarrollo económico basado en el libre comercio mundial.

El tercero, pertenece al periodo 1873-1945, que se caracterizó por un retorno a las barreras proteccionistas comerciales entre los países que constituían el núcleo del desarrollo capitalista mundial, dando lugar al modelo de desarrollo capitalista imperialista basado en áreas de influencia en régimen colonial exclusivo, lo que propicio la disputa por el dominio de las mismas para su expansión económica, periodo en el que tuvo lugar la 1º y 2º Guerra Mundial, y donde se produce la primera desconexión geopolítica del sistema capitalista mundial[6] que dio lugar a la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

El cuarto, surge tras la Segunda Guerra Mundial (1945) y dura hasta la desaparición de la URRS (1989), periodo donde se conforman tres realidades geopolíticas diferentes:

La primera formada por el núcleo desarrollado capitalista, donde se impone la colaboración económica, se establecen acuerdos e instituciones para el desarrollo económico en el ámbito mundial, que daría lugar al espacio del primer mundo.

Una segunda formada por las desconexiones del sistema capitalista mundial de los países industrializados denominados de “socialismo real”, que constituiría el Segundo Mundo.

Y una tercera, formada por países marginales en el sistema capitalista mundial como América Latina, pero principalmente por las colonias o semicolonias que habían constituido hasta entonces la Periferia del Sistema Económico Mundial, que accederían masivamente a la independencia en la segunda mitad del siglo XX, poniendo fin al imperialismo colonial, dando lugar a las nuevas naciones que formarían el Tercer Mundo.

El quinto y último estadio, tras el final del imperialismo colonial y el derrumbamiento de la URSS, está protagonizado por la formación del espacio único comercial mundial, el cual tiene como objetivo el final de las fronteras comerciales nacionales en unas relaciones de libre mercado.

 

Relaciones de producción y pensamiento político

En cada uno de estos estadios la política ha venido determinada por la posición de los grupos sociales y de las naciones en las relaciones de producción mundiales dominantes en cada estadio, y que ha confrontado a distintos grupos sociales o naciones transformadores para liderar el desarrollo económico, confrontación

En el primer Estadio, las relaciones de producción dominantes venían determinadas por el poder de la nobleza sobre la tierra. El desarrollo de las fuerzas productivas enfrentó a la emergente burguesía europea con la nobleza del Antiguo Régimen por desbancarla del poder, dando lugar al pensamiento político revolucionario liberal, constituyendo los partidos liberales los principales agentes políticos de la transformación y que daría progresivamente el poder a estos partidos liberales entre finales del siglo XVIII la primera mitad del XIX.

En el segundo Estadio, el modelo de relaciones de producción liberal llevo a que el enfrentamiento principal se produjera entre la burguesía europea con las clases trabajadoras de sus respectivos países, dando lugar al pensamiento político socialista constituyéndose éstas clases la principal fuerza transformadora por mejorar su nivel de vida y daría lugar a la formación de las grandes organizaciones obreras sindicales y políticas que propiciarían profundas transformaciones socioeconómicas en sus respectivos países.

En el tercer Estadio, las relaciones de producción dominantes vinieron determinadas por el proteccionismo entre naciones de los países más industrializados, dando lugar a la confrontación entre naciones del Centro del sistema político económico mundial por la hegemonía imperialista mundial que, tras dos guerras mundiales, dio el liderazgo mundial a EEUU como fuerza transformadora principal de la economía mundial, saliendo fortalecido, en el centro del sistema mundial, la corriente política del pensamiento liberal, frente al totalitarismo fascista y el totalitarismo de la URSS.

En el cuarto Estadio, el enfrentamiento principal se produjo entre las metrópolis colonizadoras y las colonias, dando lugar a la formación del pensamiento político anticolonialista y soberanista que cuestionaría las relaciones de producción imperio-coloniales y daría lugar a la formación de la mayoría de las naciones del denominado Tercer Mundo y de organizaciones regionales político económicas, siendo las formaciones independistas de las colonias los principales agentes transformadores de la economía mundial en su ámbito respectivo.

En el presente Estadio de la economía mundo, en el siglo XXI, tras la crisis del año 2008, la confrontación principal se produce entre los países emergentes y los países desarrollados por liderar el crecimiento económico mundial. Los países emergentes aspiran a una profunda transformación de las vigentes relaciones de producción mundiales, bajo la hegemonía de EEUU, para establecer unas relaciones de producción sin hegemonismos. Los agentes transformadores de la economía mundo se sitúan en los países en desarrollo, mientras que la política conservadora mundial es consustancial a las mayorías de las clases sociales medias de los países desarrollados que no quieren perder su estatus de privilegio en la economía mundo; a pesar de que en estas sociedades existen grupos importantes de población marginados del sistema económico, estos grupos no representan la mayoría de la población. El pensamiento político transformador en este nuevo estadio de la economía mundo está todavía por desarrollarse, el mismo deberá apuntar hacia la creación de una nueva civilización mundial basada en la integración económica mundial donde el bienestar del género humano sea el centro de las políticas en armonía con el medio ambiente. Los agentes transformadores deberán ser mundiales tanto desde los grupos marginales de los países desarrollados como desde las mayorías de los países en desarrollo.

 

Javier Colomo Ugarte

 

Doctor en Geografía e Historia

 

Noviembre 2009


 


[1] Wallerstein, defiende su tesis del origen de la economía mundo, en sus tres tomos sobre el Moderno Sistema Mundial: I  La agricultura capitalista y los orígenes de la economía mundo europea en el siglo XVI. II El mercantilismo y la consolidación de la economía mundo europea, 1600-1750. III La segunda era de gran expansión de la economía mundo capitalista, 1730-1850.

[2] La acumulación capitalista esta regida por la búsqueda del beneficio. En la sociedad capitalista se entiende por capital una relación de propiedad establecida entre el capitalista, los objetos materiales y el trabajo de las personas, que permiten aumentarlo. Economía Mundial. Javier Peinado Martínez, José Mª Vidal Villa y otros (1995).

[3] Se entiende por Centro el espacio geopolítico, económico y social donde se generan e irradian las iniciativas políticas y económicas que lideran la marcha del mundo. Se entiende por Periferia el espacio geopolítico, económico y social receptor de las citadas iniciativas sustituyendo las formas de vida tradicionales por economías adaptadas a las necesidades de las metrópolis.

[4] El término <<Sistema Económico Mundial>> se utiliza  para definir el conjunto de relaciones, productivas, comerciales, financieras, sociales, institucionales, geopolíticas y militares que han determinado la evolución histórica de la humanidad en los últimos siglos.

[5] Para George Dalton, el capitalismo no se puede definir únicamente por la propiedad privada de los medios de producción ni por la presencia de transacciones de mercado si éstas no han alcanzado un grado determinado de desarrollo, cualquiera de ellas puede existir de forma independiente y ambas se pueden dar en economías no capitalistas. El capitalismo supone un sistema económico ya desarrollado a escala nacional en el que la propiedad privada de los medios de producción y las transacciones en el mercado, además de existir, están íntimamente ligadas entres sí e integradas con todos los procesos y sectores de producción, es decir, constituyen las formas predominantes o mayoritarias de propiedad y de tráfico. George Dalton. Sistemas económicos y sociedad. 1981. Según esta consideración el capitalismo propiamente dicho se constituiría en el siglo XIX, en el segundo estadio de la economía mundo.

[6] La desconexión es un concepto que expresa el funcionamiento de un país al margen del Sistema Económico Mundial vigente.