Página de estudios y debate sobre geografía, historia, economía, política..

Selecciones Mis eBook     - Noticias online     -    Crítica política

Página principal

Javier Colomo Ugarte

Enero 2014

PDF

Fenómenos meteorológicos extremos y cambio térmico climático (discusión)

 

El comienzo del invierno boreal (2013-2014) ha traído en EEUU una ola de frío produciendo temperaturas tan bajas que pudieran romper récords establecidos hace decenios, con pronósticos de: -35 C en Fargo, Dakota del Norte; -29 C en Madison, Wisconsin, y -26 C en Minneapolis, Indianapolis y Chicago. Por contra, en Argentina el comienzo del verano austral trajo una ola de calor extremo no conocida en Buenos Aires desde que se tienen registros hace cien años.

Una profunda vaguada en altura está introduciendo una corriente de frío desde el polo Norte a EEUU, y una profunda dorsal de viento cálido continental lo hizo en Argentina. No existen evidencias que ambos fenómenos estén relacionados, pero lo que es constatable es que en los últimos años los fenómenos meteorológicos extremos se repiten con mayor reiteración; aun está cercano el pasado tifón Haiyan en Filipinas de fuerza desconocida en la región.

Estos meteoros extremos parecen indicar que el cambio térmico climático global está afectando a la circulación general atmosférica.

No obstante, si bien existe un consenso en la comunidad científica en la evidencia del cambio térmico climático y la forma que éste se produce debido a la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera por causas antropogénicas, no existe tal consenso para la explicación de la reiteración de los fenómenos meteorológicos extremos.

El nexo de unión entre cambio térmico climático y las variaciones en la circulación general atmosférica, se mueve en el campo de las hipótesis.

 

En el verano boreal del año 2010, la fuerte ola de calor de al menos 55 días que asoló Rusia occidental con temperaturas que en Moscú rondaron lo 40 grados centígrados, mientras que en Berlín, París, Viena o Varsovia oscilaban entre 18º y 25º C, dejó desconcertados a los científicos rusos. La explicación dada a finales de agosto del 2010 por el Servicio Federal ruso de Meteorología (Rosguidromet), fue que la ola de calor fue provocada por un anticiclón sobre el centro de Rusia que bloqueó el acceso al aire fresco y húmedo del Atlántico y en cambio sí dejó pasar masas de aire cálido del Caspio y Asia Central, presentando este fenómeno meteorológico extremo como un hecho aislado descartando que las largas olas de calor se repitan en Rusia.

En consonancia con esta opinión  Ria Novosti destacaba la noticia del diario The New York Times del 24 agosto del 2010, de que Investigadores de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) afirmaban que no habían hallado relación entre la ola de calor anómalo en la Rusia occidental y posibles alteraciones climáticas.

 

No obstante, Mike Blackburn meteorólogo de la Universidad británica de Reading, inició un cambio de tendencia en la interpretación del calor anómalo en Rusia al relacionarlo con las inundaciones simultáneas en Pakistán, al atribuir los dos fenómenos meteorológicos extremos a una causa común producida por cambios no habituales en la circulación atmosférica que afectaban a las denominadas corrientes en chorro a gran altura en la atmósfera.

Las declaraciones se resumen de la siguiente manera:

1. Las corrientes en chorro (jet stream) atmosféricas son flujos serpentinos de vientos muy fuertes a la altura de 7 a 16 kilómetros, y su velocidad es diez veces mayor que las velocidades de los vientos terrestres.

2. Los corrientes que avanzan del oeste al este, pueden oscilar del norte al sur formando las denominadas olas Rossby (Rossby wave) parecidos a meandros de río.

3. En las últimas dos semanas se registraron cambios inhabituales en las corrientes en chorro.

4. En Pakistán el fenómeno atmosférico coincidió con el monzón estival que por la ola estancada por la corriente en chorro llevó más precipitaciones al norte del país lo que se tradujo en enormes inundaciones, las peores en los últimos 80 años.

5. Por otra parte, un recodo de la corriente estancada encima de Rusia proporcionó un permanente flujo del aire caliente y seco desde África y conllevó un calor anómalo.

Si bien, Blackburn reconoció desconocer las causas exactas que hacen estancar las olas Rossby aunque consideraba que en los últimos años, el fenómeno se ha hecho muy frecuente, y a él se podían atribuir, en particular, las fuertes inundaciones en Gran Bretaña y un calor anómalo en Europa en 2007.

Un año más tarde en agosto del 2011, los especialistas de la NASA confirmarían con la ayuda de observaciones satelitales la tesis del meteorólogo británico Mike Blackburn de la conexión entre el calor extremo en Rusia en verano del año 2010 y las inundaciones en Pakistán. Ambas cosas fueron provocadas por la misma anomalía. Una corriente atmosférica de altura  chocó y se estrelló con el anticiclón encima del territorio ruso.

 

El debate entre si los meteoros extremos obedecen a un cambio en la circulación general atmosférica o los mismos son cíclicos es una incógnita que debe ser despejada por la comunidad científica. Conceptualmente la diferencia entre ciclo y cambio se resume: en el ciclo climático, las variaciones climáticas son reversibles en un periodo de tiempo; en el cambio climático las variaciones climáticas se mantienen en el tiempo. En lo relativo a la forma que se establece la circulación general atmosférica, para saber si se está ante un ciclo o  un cambio, existe ya una evidencia empírica de incremento en la repetición de los meteoros atmosféricos extremos.

El dar crédito o no a estos cambios es importante, pues de ello depende que se tomen medidas preventivas ante el riesgo de sequías prolongadas en las zonas de fuerte influencia anticiclónica, o en la definición de las características de construcción de los asentamientos humanos y la ubicación de los mismos en las áreas de influencia ciclónica.

El Grupo Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) en un documento preparado por 220 científicos de 62 Estados, presentado en una conferencia de los fundadores del IPCC celebrada en Kampala, Uganda, en noviembre del 2011 y publicado en 2012 establecía una alta probabilidad de un 60% entre el cambio térmico climático y los fenómenos meteorológicos extremos aunque los autores del informe señalaban al mismo tiempo que el estudio de la correlación entre ambas variables es una tarea complicada y que la respectiva rama de la ciencia es muy joven todavía, pero se desarrolla rápidamente. No obstante, en base a datos empíricos si se inclinaban a pronosticar que lo meteoros extremos asociados a fuertes tormentas y sequías prolongadas se acentuarán, lo que podía suponer que hacia el año 2050, las temperaturas máximas de las “olas del calor” subirán en 5º Celsius, y el número de los días calurosos se cuadriplicarían en los próximos 30-40 años. *

-----------

 

Las características de cómo se conforma el cambio climático se pueden definir de la siguiente manera (resumen propio):

 

1º Características del cambio térmico climático

Debido a los gases de efecto invernadero se produce la retención en la troposfera de la radiación nocturna terrestre en longitudes de onda larga, que en décadas precedentes resultaban transparentes en la misma alcanzando el espacio exterior, siendo mayor la retención diferencial de radiación nocturna en la troposfera en función del menor promedio de temperatura mínima, por corresponder la menor temperatura con la mayor longitud de onda. De esta manera, sin que exista variación de la constante solar en la radiación de entrada diurna, la superficie de la Tierra se calienta porque al perder menos radiación durante la noche se enfría menos.

Este fenómeno, produce un incremento en las temperaturas mínimas en función de la mayor longitud de onda, es decir, del menor promedio de la temperatura mínima, de tal manera que el cambio climático térmico se acentúa en los climas fríos y se suaviza en los templados y cálidos.

2º  Repercusiones del cambio térmico climático

La repercusión del cambio térmico climático tiene ya una gran importancia, pues afecta a la formación de hielo y a los deshielos, de tal manera que disminuyen las masas de hielo y se acentúan los deshielos, ello produce un retroceso de los glaciares de montaña, y un menor avance en invierno de las masas de hielo marítimas en el Ártico y el Antártico, y un mayor retroceso en verano.

Este fenómeno afectaría también a la disminución de la reflexión de la radiación solar, pues al disminuir la superficie de plataformas de reflexión de superficies heladas la captación de energía en la tropopausa se incrementa lo que puede dar lugar a un aumento de las temperaturas diurnas y la consiguiente alteración de todo el ciclo térmico diario.

Otro aspecto al que afecta este cambio, es al régimen de los ríos pluvionivales, que debido a una menor retención en la alta montaña de las precipitaciones en forma sólida adquieren una componente pluvial que en el caso de los grandes ríos de las zonas templadas con un gran componente nival puede provocar inundaciones desconocidas.

La consecuencia más negativa del cambio térmico climático puede venir en la segunda mitad o hacia el final del siglo XXI si el cambio térmico climático, por tener una mayor incidencia relativa en las regiones más frías, afecte al deshielo de las masas continentales heladas, iniciándose una transgresión marina que pueda inundar la mayoría de las playas y ciudades costeras del mundo.

3º Repercusiones en la circulación atmosférica

El calentamiento global afecta a las masas térmicas de aire atmosférico tanto en altura como en superficie  y, aunque se desconoce el alcance que los cambios térmicos pueden tener en los grandes centros de acción que regulan la circulación general atmosférica, un dato que parece firme es el reforzamiento de determinadas masas térmicas como es, por ejemplo, el caso del anticiclón de las Azores, que tiende a ampliar sus limites de acción acentuando la sequedad de los climas localizados en esa nueva área de influencia. Estos cambios vienen determinados por el periodo de ajuste que se tiene que estar produciendo en la circulación general atmosférica, los cuales, no se producen gradualmente sino de forma convulsa, lo que puede dar lugar a la creación de profundas vaguadas alternadas con fuertes dorsales en altura que darían lugar en superficie a fenómenos climáticos extremos, que en el caso de las bajas presiones correspondería con huracanes, borrascas o tifones de fuerza desconocida, y el caso de las altas presiones a sequías prolongadas o periodos estacionales con elevadas temperaturas.

 

 

Elaboración propia

Estudio relacionado:

Los probables impactos climáticos, derivados de las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero

----------

*La revista científica Nature ha seleccionado los trabajos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que completará su quinto informe de evaluación antes de noviembre, como uno de los avances científicos que ocurrirán en 2014. Las conclusiones de los grupos de trabajo se centrarán en los impactos del cambio climático y sobre cómo las sociedades pueden adaptarse o mitigar esos efectos. En la investigación, se cita un gran proyecto de captura y almacenamiento de carbono en Canadá.

 

 

Javier Colomo Ugarte

Doctor en Geografía e Historia